• Sobre mí:

    Un blog para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas de la blogosfera donde se extienden las luces y las sombras. También para escribir sobre lo que me apetezca y me guste, me disguste, me incomode, me alegre, me haga pensar... Otros prefieren llamarlo "todo" a secas. Estáis invitados a acompañarme todos los días y a soñar junto a mí todas las noches.

  • Sígueme en Twitter

    • RT @RosaVientos: En el décimo aniversario de la muerte de Juan Antonio Cebrián, recordamos algunos de sus Pasajes de la Historia https://t… 3 days ago
    • —No todos los superhéroes llevan capa. —Claro, está Spiderman. —No, yo me refer… —O mira a Lobezno. —Oye, que… —Los 4 Fantásticos tampoco. 3 days ago
    • Han pasado 10 años desde que perdimos a Juan Antonio Cebrián. No olvidaremos su enorme labor divulgativa ni su sentido del humor. 3 days ago
  • Estoy leyendo…

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet

No lo publiqué en su día porque llegué tarde, pero me sumo hoy que se está volviendo a publicar dada la inminente aprobación de la “Ley Sinde” en el Consejo de Ministros que se celebra hoy viernes.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

  1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

Anuncios

El menosprecio de la traducción en España

Tras un par de semanas sin escribir nada, creo que ya es hora de volver a la actividad, de paso aprovecho para agradecer todas las visitas que estoy recibiendo y os animo a comentar siempre que os apetezca. Vamos al tema.

Hay mucha gente que aún hoy sigue pensando que eso de traducir es más simple que el mecanismo de un chupete, y no sólo lo piensan quienes saben una lengua extranjera, al fin y al cabo ellos tienen más dificultad para tener consciencia de lo que realmente significa traducir. Me apuesto un café de un euro (si es que lo encontráis) a que hay muchos hipócritas que, pese a no tener ni pajolera idea de una lengua distinta al español, creen que la traducción es cosa de un par de ratos y que cualquiera puede dedicarse a traducir. Probablemente acierten en lo segundo, cualquiera puede, sí, pero hay que esforzarse mucho, especialmente para traducir bien, por no hablar de interpretar. Ojo, digo que hay mucha gente, pero ni mucho menos todo el mundo. Los que opinan así, es más por desconocimiento que por otra cosa.

El error más típico es pensar que el hecho de tener un nivel bastante avanzado de una lengua lleva implícito el saber traducir de o a ese idioma. Pues eso no es verdad. Traducir no (solo) consiste en pasar las palabras de una lengua a otra y ya está, sino que lo fundamental es saber transportar las ideas de una cultura a otra de modo y manera que aporten la misma información. Por eso, la traducción literal de palabras, que a veces puede funcionar, en la mayoría de ocasiones suele ser desde hilarante hasta absurdamente incomprensible.  Si fuese tan fácil, hace años que el traductor de Google o cualquier otro programa de traducción automática habría alcanzado la perfección, y faltan décadas para que eso ocurra si es que llega a conseguirse alguna vez, que lo dudo bastante.

Aquellos con conocimientos de otra lengua pueden traducir textos no especializados de forma decente e incluso los licenciados en filología consiguen tener una gran competencia traductora con el tiempo, si se empeñan. Pero resulta que en España hay un tipo de personas especialmente preparadas para desempeñar ese trabajo, los licenciados en traducción e interpretación. Y es aquí donde quería llegar, la infravaloración del traductor por parte de las empresas (las que saben que existe, claro) que a buen seguro España va en los primeros puestos en cuanto a las malas condiciones laborales.

¿Quién de vosotros contrataría a un matemático para trabajar de programador de software en lugar de a un informático, por mucho que la informática se base en las matemáticas?, ¿o qué clínica contrataría a un experto zoólogo en vez de a un veterinario que sabe cómo tratar a los animales? Siempre puede haber excepciones y que haya profesionales trabajando en puestos en los que inicialmente uno no pensaría. Pero yo, normalmente, me llevaría las manos a la cabeza y la empresa que actuase así me daría bastantes motivos para desconfiar de ella.

Ahora os dejo reflexionar y comentar. Mañana la segunda parte.

Votar

A %d blogueros les gusta esto: