2013, la conquista del paraíso

¿O era 1492? Bueno, un detalle sin importancia mientras Ridley Scott o Vangelis no vengan a protestar, ¿verdad? El caso es que llevo un tiempo pensando en que definitivamente ya va siendo hora de darle más vida al blog, más que nada por el cariño que le tengo, aunque no lo parezca. Es un lugar donde paso un buen rato hablando conmigo mismo y con quien lo visite esporádicamente. Éste es uno de mis propósitos para el año que acaba de empezar.

Una entrada cada dos o tres meses no es lo que me propuse en un principio y es algo con lo que no termino de estar cómodo porque me gustaría escribir más a menudo. De momento voy a esforzarme para aparecer una vez cada quince días como mínimo, y conforme vaya pasando el tiempo veremos si puedo reducir ese periodo. Además, en octubre el blog cumple su quinto aniversario y no me parece que dejarlo medio abandonado sea la forma adecuada de celebrarlo. También podéis estar tranquilos porque no pienso dejar que Steven Moffat se acerque por aquí, bastante tiene él con destrozar el 50º aniversario de Doctor Who.

¿Qué puede esperar a partir de ahora cualquier lector incauto que llegue aquí quién sabe cómo? Supongo que lo mismo que podría esperar encontrarse en cualquier otro blog personal: mis gustos y mis intereses. Hace mucho que no hablo de los libros que leo; creo que nunca he mencionado nada acerca de las series y casi ni he tocado el cine; tampoco os he dado la lata lo suficiente con la música u otras muchas cosas.

Vamos, que esto seguirá siendo un cajón de sastre, pero espero que esté un poco más lleno y se abra con más frecuencia. Feliz año nuevo.

PS: Otro de mis propósitos es ponerme al día en todos los blogs que sigo, que mi lector de feeds tiende a infinito cuando miro el número de noticias pendientes.

He vuelto

Sería más impactante si lo dijera dando gritos, con una mirada asesina y abriéndome paso por las puertas con un hacha en la mano en lugar de usar el pomo, como suele hacer la gente. Pero sin duda es mejor llegar con una escoba y darle un buen repaso al blog. A ver si en estos días me doy un paseo por el Dashboard y me pongo a sacar brillo por aquí y por allí.

 

Tras más de un año, he vuelto, y con ganas de escribir sin importar de lo que sea. A lo mejor un tweet que me haya gustado, a lo mejor una amplia disertación sobre el interesante mundo de la confitería medieval, o tal vez solo un estado de ánimo. No sé, veámos que le depara el futuro a este blog que acaba de despertar del letargo.

 

Nos iremos viendo.

A %d blogueros les gusta esto: