• Sobre mí:

    Un blog para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas de la blogosfera donde se extienden las luces y las sombras. También para escribir sobre lo que me apetezca y me guste, me disguste, me incomode, me alegre, me haga pensar... Otros prefieren llamarlo "todo" a secas. Estáis invitados a acompañarme todos los días y a soñar junto a mí todas las noches.

  • Sígueme en Twitter

    • RT @RosaVientos: En el décimo aniversario de la muerte de Juan Antonio Cebrián, recordamos algunos de sus Pasajes de la Historia https://t… 3 days ago
    • —No todos los superhéroes llevan capa. —Claro, está Spiderman. —No, yo me refer… —O mira a Lobezno. —Oye, que… —Los 4 Fantásticos tampoco. 3 days ago
    • Han pasado 10 años desde que perdimos a Juan Antonio Cebrián. No olvidaremos su enorme labor divulgativa ni su sentido del humor. 3 days ago
  • Estoy leyendo…

Comentando a Varsavsky

(Para entender esta entrada hay que ver el siguiente vídeo. He intentado insertarlo pero no consigo que se vea.)

El caso de Martin Varsavsky nos enseña principalmente dos cosas que en nuestro país aún no terminan de entender las empresas, sean grandes, pequeñas o medianas, ni quienes aspiran a fundar una.

Por una parte, estamos viviendo en un mundo en el que la bidireccionalidad se ha transformado en un elemento imprescindible en casi todos los ámbitos, no “en” internet sino “gracias a” internet. Las empresas de cualquier tipo escuchan cada vez más y, normalmente, tienen muy en cuenta la opinión de sus clientes o usuarios. El gran problema es que en muchas ocasiones, las mismas empresas que miman a sus clientes, se olvidan por completo de sus propios trabajadores, ofreciendo malas condiciones de trabajo, sueldos insuficientes, horarios extenuantes, nulas perspectivas de futuro o, simplemente, un ambiente poco satisfactorio para el empleado. Si la maquinaria interna no funciona bien, se hace difícil que que el conjunto de la compañía tenga un funcionamiento y un rendimiento óptimo, lo que, paradójicamente, perjudica al cliente y al propietario por igual.

El segundo aspecto que se debe tener en cuenta, y que va de la mano del anterior, es que no es suficiente que las ideas, los nuevos servicios o tecnologías sean buenos, sorprendentes o revolucionarios. Es muy importante saber elegir el momento adecuado (ni demasiado pronto, ni demasiado tarde) para lanzarlas al mercado, lo que se ha convertido en un auténtico arte dentro de la estrategia comercial de cualquier empresa. Por bueno que sea algo, no triunfará si no se presenta al público de manera adecuada.

Como ejemplo de estos dos conceptos tenemos a Foursquare. Sus fundadores crearon a principios de la pasada década Dodgeball, un servicio muy similar también basado en la geolocalización. Google compró esta empresa y con el tiempo decidieron que la idea no les gustaba, unos años después lo transformaron en Google Latitude. Es muy conocido el buen ambiente de trabajo que reina en Google, pero los creadores de Dodgeball estaban descontentos por cómo se había tratado su idea, decidieron dejar de trabajar para Google y se pusieron manos a la obra para desarrollar lo que terminó siendo Foursquare, que, esta vez sí, consiguió calar entre los usuarios y supuso un boom dentro de las redes sociales gracias al mayor uso de los smartphones.

Anuncios

La crisis en cristiano

Via Microsiervos, encuentro la mejor, más completa y más clara explicación de la crisis, con teoria NINJA incluida, esa que algunos han descubierto hace poco (puede que gracias a este video).

Votar

A %d blogueros les gusta esto: