Naipes

Como la mitad de las cosas que están ya arraigadas en la tradición occidental, las cartas son uno más de los juegos que nos trajeron de Asia los aventureros y mercaderes medievales. Tal vez surgieron para imitar el juego del dominó y reducir de paso los costes de producción, unas cartulinas pintadas son más baratas que unas piezas talladas. Fue en Italia donde hicieron su desembarco en los últimos siglos de la Edad Media, como la peste, y desde allí se extendieron rápidamente por los demás países europeos, como la peste. Al principio causaron bastantes dolores de cabeza a las autoridades, lo que obligó a prohibir el juego en muchos sitios, pero cuando vieron que podían sacar tajada empezaron a surgir impuestos y sellos que concedían permiso a algunos fabricantes para comercializar barajas. De paso, los jugadores tenían la seguridad de que era más dificil trucar las cartas.

La baraja española es el retrato de la sociedad medieval, con sus cuatro palos: los oros representan a la nobleza, las copas [cáliz] a la iglesia, las espadas al ejército y los bastos [naturaleza] al pueblo llano; y sus tres figuras: la sota o paje, el caballo o caballero, y el rey. Originalmente eran cuatro figuras también, pero la carta que representaba a la reina dejó de usarse pronto.

Es posiblemente la que más ha influenciado al resto de naipes europeos. Se ve que los españoles siempre hemos sido unos ludópatas. En ella se basa la baraja del tarot, y probablemente la baraja francesa sea una copia de la española. Sea o no sea una copia, lo cierto es que guardan un parecido más que razonable tanto en sus palos como en sus figuras, si bien en la francesa se conserva a la reina y no al caballero. La inglesa es un calco de la francesa, pero peor dibujada y con el añadido de los comodines, que son un invento estadounidense.

Algo que me llama la atención de la baraja francesa es que las figuras tienen nombre propio casi desde que se crearon. Se han usado diferentes nombres durante la historia, hasta llegaron a cambiar las propias figuras durante la Revolución, convirtiendo a los reyes en ciudadanos (Molière, Voltaire, La Fontaine y Rousseau), las damas fueron sustituidas por virtudes (Justicia, Prudencia, Unión, Fuerza) y los valets se vieron transformados en las cuatro estaciones o los cuatro elementos (agua, aire, fuego y tierra). Cada uno de los cuatro valets, damas y reyes ha tenido y tiene nombre, escogido entre personajes históricos y literarios.

Las cartas no sólo han afectado a nuestro bolsillo, también han influenciado nuestro idioma. Así, el dibujo que enmarca cada naipe y se llama pinta, tal y como podemos ver en el diccionario:

6. f. Señal que tienen los naipes en sus extremos, por donde se conoce, sin descubrirlos por entero, de qué palo son.

nos ha dado un nuevo significado que seguramente usaremos mucho más a menudo:

8. f. Aspecto o facha por donde se conoce la calidad buena o mala de personas o cosas.

Sin olvidar multitud de expresiones y frases hechas en las que se menciona alguno de los palos o figuras.

Ahora que se ha puesto tan de moda el póker, yo seguiré usando mi baraja para juegos que me parecen más entretenidos e interesantes. Si no puede ser en alguno colectivo o cooperativo me conformaré con un solitario.

Anuncios

Comenta sin vergüenza.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: